Sábado, 25 de Mayo de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Polémica por la propiedad del cementerio antiguo de Guadiaro

  • Cementerio municipal Nuestra Señora del Rosario, en Guadiaro
    Cementerio municipal Nuestra Señora del Rosario, en Guadiaro
    Noticias
    Desde hace varios años, vecinos de Guadiaro, perteneciente al municipio sanroqueño, vienen reclamando la titularidad municipal del antiguo cementerio. En este sentido, han elevado escritos al Ayuntamiento, entendiendo que fue construido por los propios vecinos, probablemente en las últimas décadas del siglo XIX.

    El cementerio de Guadiaro es el único, de los tres existentes en el término de San Roque, que tiene dos edificaciones diferenciadas, pues a mediados de los noventa del siglo pasado el Ayuntamiento construyó uno, conectado con el anterior. 

    Por tanto, la titularidad es compartida. La parte más antigua es administrada por la Iglesia, a través de la parroquia de esta población. Por su parte, la construida por el Ayuntamiento depende exclusivamente de la autoridad municipal. En cualquier caso, el servicio de mantenimiento y enterramientos está a cargo de operarios municipales para ambas sacramentales. 




    La cuestión de la propiedad del cementerio no estuvo clara en ningún momento. Hasta el punto de que el Ayuntamiento, en los primeros meses de la II República, intentó solventar el asunto, encontrándose con la ausencia de documentación. Tan sólo la facilitada por la parroquia de San Roque, con testimonio recogido mediante comunicaciones orales de vecinos de la barriada y del cura de la misma. 

    De todo ello parece desprenderse que el cementerio en cuestión fue una iniciativa del cura y vecinos de la entonces aldea. Sin contar con apoyo municipal en ese primer momento, y sin que existan documentos sobre permisos municipales. Y que una vez construido el camposanto la administración del mismo fue ejercida por el sacerdote con destino en el lugar. 

    Del mismo modo, por tradición oral transmitida entre generaciones, se ha llegado a sostener que fue iniciativa directa de los trabajadores de la zona, que abarca también a las barriadas de San Enrique y Torreguadiaro.

    Hasta 1931, según informó el párroco de San Roque al Ayuntamiento republicano, eran los propietarios de los nichos los que se encargaban de su mantenimiento. No obstante, en octubre de 1933, el Ayuntamiento destinó la cantidad de cincuenta pesetas para su mantenimiento, recogiendo en el acuerdo plenario la denominación de Cementerio Municipal. 




  • publicidadcaritas
    publicidadEl mesón de Lolo
    publicidadcruz roja