Viernes, 22 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Agustín Borrell, un sacerdote para cinco iglesias

  • Vocación y afán de servicio en el Valle de Guadiaro

    Agustín Borrell en el patio de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, en Guadiaro
    Agustín Borrell en el patio de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, en Guadiaro
    Noticias

    También en los centros religiosos se ha vivido la situación motivada por la pandemia de manera difícil. La ausencia de las habituales misas ha hecho que las recaudaciones para el mantenimiento de los templos hayan disminuido considerablemente. En parte, porque las parroquias han realizado un esfuerzo adicional en apoyo de los vecinos más necesitados por la crisis. Agustín Borrell García, párroco en la zona de Guadiaro ha vivido muy de cerca el grave problema.

    Y en su caso, no es nada fácil, pues su responsabilidad como sacerdote abarca a la totalidad de las iglesias de dicha parte del término de San Roque: parroquia de Nuestra Señora del Rosario (Guadiaro), Santuario de la Divina Misericordia (Pueblo Nuevo de Guadiaro), parroquia de Nuestra Señora de Fátima (San Enrique), capilla de Nuestra Señora del Carmen (Torreguadiaro) y la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes (Sotogrande).

    Una ardua labor que le ha valido el reconocimiento de la feligresía, a la que ahora recurre para que colabore como mejor pueda al sostenimiento parroquial, una vez abiertos los templos con las correspondientes medidas sanitarias de seguridad.

    El párroco, que siempre trata de quitar todo mérito a su labor pastoral, recuerda que “con 15 o 16 años sentía la llamada para el ministerio sacerdotal, aunque no se lo puse fácil al Señor”, pues una vez superada los exámenes de Selectividad se inclinó por los estudios de Derecho en Jerez, y olvidarse de su vocación religiosa. “Fue una lucha interna y al final ganó el Señor”, explica con la satisfacción de haber acertado en el camino.

    Nacido en Cádiz, con 19 años ingresó en el Seminario de Cádiz y Ceuta, “que estaba en Sevilla, en el Centro de Estudios Teológicos que estaba en el Palacio de San Telmo, y a los seis años, tras el período de estudios, fui ordenado sacerdote en 1986”.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    Desde ese año y hasta 1995 estuvo destinado de párroco en la iglesia de San Bernardo, en La Línea, alternando dicha responsabilidad con la de capellán del hospital.

    De extensa formación teológica, de 1995 a 1997, el  padre Agustín amplió estudios durante dos años en la Universidad Gregoriana de Roma. A su regreso fue destinado como párroco en Tarifa, donde permaneció hasta 2010. En esta localidad fue distinguido por el Ayuntamiento con el Diploma de la Ciudad de Tarifa. En esos años asumiría la jefatura de estudios del Seminario de Cádiz y Ceuta.

    Desde 2010 permanece en la extensa zona del Valle de Guadiaro e impartiendo clases en el seminario gaditano.

    Del mismo modo, el sacerdote es un gran valedor del patrimonio, habiendo conseguido aumentarlo, no sin esfuerzo,   en todas las iglesias de su jurisdicción. Asimismo, en los aspectos divulgativos de cuestiones religiosas, ha organizado conferencias. Especialmente seguida fue la ofrecida recientemente en el santuario de la Divina Misericordia -uno de los pocos existentes en España bajo esa advocación-. Dicha ponencia fue ofrecida por la escritora María Vallejo-Nágera y versó sobre la Divina Misericordia y Santa Faustina Kowalska.

    Agustín Borrell quiere seguir con estas actividades, procurando que lleguen a todos los vecinos, pese a la dispersión del territorio.




  • Prolibertas
    Prolibertas