Martes, 2 de Marzo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Antonio Palmero, con letras de oro en el Carnaval de la comarca

  • Pareja inseparable de Bachito

    Antonio Palmero, a la derecha, junto a Bachito en el Carnaval de San Roque
    Antonio Palmero, a la derecha, junto a Bachito en el Carnaval de San Roque
    Noticias

    Cuando llegó la democracia y fue recuperada la fiesta del Carnaval, sería uno de los primeros en sobresalir con sus disfraces. La popular Cabalgata del Humor le debe mucho a Antonio Palmero Vera y a su inseparable Bachito.

    Ambos llenaron de ingenio las calles sanroqueñas, haciendo que sus caracterizaciones fueran esperadas cada año por todos los aficionados. Palmero falleció en 2012 pero su recuerdo permanece intacto en el corazón del Carnaval, plasmado en más de una letrilla de homenaje.

    El mundo carnavalero de la comarca le distinguió en varias ocasiones. La Peña Los Lateros le concedió el Mejillón de Oro y la algecireña Cine Cómico también reconoció su labor impulsora de la fiesta desde su participación más popular. El propio Ayuntamiento le distinguió con la Mención de Honor.



    Arcgisa - Capaña textil 2
    Arcgisa - Capaña textil 2


    Entusiasta fiel del concurso de agrupaciones, donde Palmero animaba a todas por igual, se le recuerda lanzando su gorra al aire cada vez que una agrupación le hacía sentir algo especial.

    Seguidor incansable de la chirigota local “Los Niños”, de la que dos de sus hijos formaban parte, su presencia tanto en la calle como en el concurso hacían de Antonio Palmero un personaje singular, querido y respetado.

    Gran defensor de las costumbres locales, especialmente de sus festejos. Fue miembro de los famosos coros que recorrían las calles de la ciudad en época navideña. Amante de la Semana Santa, su devoción a la conocida imagen del Mayor Dolor, la conocida Virgen bajo Palio.

    Trabajador del campo, emigrante, empleado en la construcción, su experiencia vital le dotó de un carácter abierto y servicial, capaz de hacer reír a su pueblo cuando febrero dejaba entrar a don Carnal por calles y plazas.




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial