Lunes, 16 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Cuarenta años de Los Olivillos, un barrio que hizo su propia historia

  • El alcalde Eduardo López, primera a la izquierda, en una visita a las obras
    El alcalde Eduardo López, primera a la izquierda, en una visita a las obras
    Noticias

    Cuarenta años cumple el barrio sanroqueño de Los Olivillos, una zona popular surgida en parte sobre terrenos que fueron del cortijo del mismo nombre. Pero este polígono, convertido en barrio con entidad propia, tiene ya su pequeña historia.

    Los avatares de Los Olivillos se iniciaron antes de ser habitado. Se proyectaron mil casas de tipo social, pero el terreno no contaba con el espacio necesario y vio reducido su número. Pasaron a 524 y, finalmente, fueron 501. A ello se unió que hubo de ampliarse el Plan Parcial pues una de las torres se había construido fuera de urbanización.

    Otra cuestión que llamó la atención fue que el complejo contemplaba hasta dieciséis tipos de viviendas.  Y otra novedad: por primera vez se asignó un cupo para veinticinco solteros.

    Asimismo, en una población donde la construcción de hogares había sido muy limitada, se calculaba que las nuevas casas beneficiarían a una población de 1.500 personas, un 20 por ciento de los habitantes del casco de San Roque a principios de los ochenta del siglo pasado.

    La demora en la designación de adjudicatarios, cuando ya la obra había terminado, produjo tensión entre los seleccionados y las autoridades. No se salvó el propio Ayuntamiento aunque la competencia era del Ministerio de Obras Públicas, pues aún no estaban asumidas por la Junta de Andalucía.

    Potesta de los adjudicatarios

    En el mes de enero de 1982, más de un centenar de vecino ocuparon parte de los viales en una demostración de descontento, y el lunes 11, hicieron lo propio en el interior de la Casa Consistorial.





    El alcalde Eduardo López se entrevistó con los afectados y realizó gestiones ante el gobernador civil para que se reuniese la Subcomisión de Vivienda y Patrimonio Urbanístico de Cádiz. El Ayuntamiento exigió la inmediata y definitiva adjudicación de los inmuebles. Para presionar, el PSOE y el Partido Comunista, que gobernaban en coalición con el PSA, contrataron tres autobuses para el desplazamiento de los afectados a la capital de la provincia.

    Algunos días más tarde llegaron las listas definitivas desde la Delegación Comarcal del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, listado en el que había intervenido el Ayuntamiento, según el acuerdo alcanzado en Cádiz.

    Las llaves no comenzaron a entregarse hasta el mes de marzo y la operación se prolongó de manera escalonada hasta el 6 del mes siguiente. Esta labor, coordinada por el concejal Juan Mena Andrades, se realizó en las oficinas que la empresa constructora, Dragados y Construcciones, tenía en la torre número 2. 

    Las reclamaciones vecinales continuaron a través de la asociación Fuente María España, que exigió que el Ayuntamiento se hiciera cargo de las calles, pues el alumbrado no había entrado en funcionamiento. El equipo municipal resolvió el asunto mediante el contrato con Sevillana de Electricidad y se inició la plantación de árboles.

    Calles que ya contaban con sus respectivas denominaciones aprobadas por el Consistorio. Con nombres de personajes -casi todos andaluces- que constituyen lo más relevante de la literatura, las artes plásticas y la música española y universal: Manuel de Falla, Pintor Murillo, Miguel Hernández, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Antonio Machado, Emilio Prados, Juan Ramón Jiménez, Fernando Villalón, Alonso Cano, Pablo Picasso y Juan Rejano. Una verdadera lección cultural exterior.

    Los vecinos volvieron a manifestarse durante el primer día de mercadillo. Era el domingo 19 de septiembre y tenía lugar el estreno del popular mercado ambulante, montado en una de las calles del barrio.

    En esta ocasión reclamaban la limpieza exterior del barrio y mediante una pancarta, manifestaban que si las calles aún eran del MOPU, no correspondía la autorización de un mercado ambulante, y menos todavía cobrar por la ocupación de vía pública.

    La vida ciudadana se fue normalizando y hoy Los Olivillos es una zona popular que también cuenta con el primer capítulo de su corta historia.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas