Martes, 27 de Octubre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Francisco Benítez, un vendedor de flores con dotes para la canción

  • En el cementerio de San Roque

    Paco Benítez en su puesto de flores
    Paco Benítez en su puesto de flores
    Noticias

    Desde hace más de veinte años Francisco Benítez Ruiz tiene instalado su puesto de venta de flores en San Roque, justo al lado del cementerio de San Miguel. La vuelta tras el parón comercial motivado por las medidas contra la Covid-19, se ha dejado notar también en este modesto, pero reconocido establecimiento.

    La proximidad de la festividad de Todos los Santos será un revulsivo para el mismo. Así lo espera este conocido comerciante linense, especialmente vinculado a San Roque. “Desde el primer momento he sido muy bien recibido, y quiero agradecer a toda la ciudad esa consideración y afecto que siempre he sentido”, no duda en afirmar Francisco, Paco como se le conoce de manera general.

    La tradición de florista le viene por parte de su padre, Francisco Benítez Pérez, un hortelano que, en su propia huerta, cultivaba también flores y las comercializaba. Productos que no sólo se vendían en la comarca, pues también llegaban hasta la Costa del Sol.





    Los cambios de hábito, en lo que a cementerio se refiere, han influido en este negocio, explica Paco Benítez, pues el aumento de la incineración ha ido mermando la venta.

    También el perfil del comprador se sitúa en el sector femenino y de una cierta edad. “Aunque hay una parte de jóvenes que sigue la costumbre de sus abuelos y padres, podría decirse que es un grupo minoritario”, aclara el vendedor.

    Las flores más vendidas suelen ser los claveles, las clavelinas y los estatices, aunque algunos clientes prefieren otro tipo de flor menos habitual. 

    Pero a esa conocida actividad profesional se une otra, en buena medida, desconocida para muchos de sus clientes sanroqueños. Paco Benítez cuenta con considerables dotes para la canción. No sólo en la modalidad de ligera, sino en otras que pudieran considerarse de una especial dificultad, como es la zarzuela o la interpretación clásica como tenor. Algo que le satisface y que su conocimiento alegrará a muchos de los que se acercan a su tradicional puesto de flores.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas