Miércoles, 29 de Junio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

José Quirós, el capataz más veterano de la Semana Santa de San Roque

  • Luchador incansable e innovador de las procesiones

    José Quirós dirigiendo el paso de la Humildad y Paciencia. Foto: Lidia Benítez
    José Quirós dirigiendo el paso de la Humildad y Paciencia. Foto: Lidia Benítez
    Noticias

    Desde pequeño se vinculó a las tradicionales procesiones sanroqueñas, a las que ha dedicado una buena parte de su tiempo y esfuerzo. José Quirós Andrades, con sus 37 años dirigiendo el trono de la Humildad y Paciencia -el popular Cristo de la Caña- es el capataz más veterano de San Roque.

    Trabajador en todas las vertientes de su vida, todavía le recuerdan muchos ayudando a su padre en el puesto de frutas y verduras del desaparecido mercado municipal. Luego creó su propia empresa de pinturas y, por último, trabajó durante más de veinte años en el montaje industrial.

    Comenzó como penitente en el cortejo del Cristo de la Buena Muerte y a partir de los quince años ya formaba parte de la cuadrilla de costaleros de la Virgen de los Dolores.

    Sin embargo, sería su puesto como capataz de la Humildad y Paciencia, el que llenaría su vida de cofrade.

    El mismo año de su nombramiento como capataz, en 1985, iniciaría la novedad de imprimir un paso más corto y un mecido más suave, ofreciendo una solemnidad por todos reconocida. Además introdujo la característica de subida del trono a la cabeza de los cargadores y el giro del Cristo cuando se encontraba con algún enfermo o persona impedida.

    A José Quirós -que también ejerció de hermano mayor durante una serie de años- se debe muchas aportaciones que han elevado considerablemente a esta antigua hermandad. Lo hizo desde el primer momento, superando crisis importantes en el seno cofrade. 





    En este sentido, a principios de los ochenta del siglo pasado, como uno de los miembros de la entonces Peña Rociera, apostó por el apoyo económico a la que posteriormente habría de ser su hermandad del alma.

    Aparte de ser pieza clave en la recuperación de la estación de penitencia del Martes Santo, el veterano cofrade puso en marcha una serie de actividades que siguen teniendo lugar, como el concurso de tronos de miniatura, la instalación de los primeros altares de culto en el Corpus Cristhi -cada cofradía instala el suyo-, o la organización del programa de Reyes Magos facilitando juguetes a familias desfavorecidas y obsequios a los mayores de la Residencia Municipal.

    También fue el máximo impulsor del proyecto de una imagen cotitular: la Virgen de la Esperanza, finalizada por el imaginero Juan Casas en 2004 y que procesionó al año siguiente.

    Como amante de la Semana Santa de su ciudad no ha regateado esfuerzos en colaborar activamente más allá de su propia cofradía. Así, ha aportado su desinteresado trabajo a la incorporación de las nuevas vallas y tribuna que luce el Viernes Santo en la Plaza de la Iglesia. Y ha prestado igualmente su colaboración a otras hermandades, pues durante un tiempo, incluso siendo capataz de Humildad y Paciencia, le quedaban fuerzas para formar parte de la cuadrilla de la Virgen de los Dolores en el Jueves Santo.

    Ha pertenecido durante muchos años a la permanente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, donde siempre fue un decidido defensor para que los mayores contaran con un lugar preferente para disfrutar de la Procesión Magna.

    En ese empeño, en un momento dado, llegó a hacerse cargo de parte del coste del montaje de las sillas.  También fue el promotor de la procesión extraordinaria de imágenes procedentes de Gibraltar con motivo del tercer centenario de la fundación de la ciudad.

    Por toda una trayectoria de activo cofrade, José Quirós es una de las personas más queridas y admiradas de la Semana Santa de San Roque.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas