Domingo, 9 de Agosto de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Juan Cruz, el valor humano y profesional de un comerciante

  • Pionero del sector del mueble en la comarca

    Juan Cruz junto a su esposa Francisca Espinosa
    Juan Cruz junto a su esposa Francisca Espinosa
    Noticias

    El municipio sanroqueño, concretamente la zona comprendida por Estación de San Roque y Taraguilla, constituyó el centro comarcal de carpintería y venta de mueble. Esa condición, que todavía perdura pero en menor medida, le debe mucho a personas como Juan Cruz Doncel.

    En Taraguilla creó, en 1970, el establecimiento Muebles Cruz, imprimiéndole un carácter que iba más allá del simple negocio. Hombre de palabra, basaba su actividad en la confianza mutua con sus clientes. Las familias más humildes pagaban sus compras a plazos, abonos que anotaba en un simple papel que el propio cliente guardaba en su casa.

    En otras ocasiones, ante las dificultades económicas y de salud de algunos de sus clientes y amigos, paralizaba los cobros periódicos.

    Y es que Juan Cruz no ha olvidado en ningún momento su procedencia humilde y trabajadora. Los orígenes de su familia paterna se encuentran en la Alpujarra granadina, desde donde su padre emigró al Campo de Gibraltar en 1908. Los de su familia materna, en Los Barrios. Contando catorce años perdió a su madre y desde entonces comenzó a trabajar con su padre, Salvador, en la venta itinerante de quincallas y tejidos que transportaban en un burro.





    Posteriormente, Juan compró una moto y luego una furgoneta. En esa línea de avance progresivo, una vez fallecido su progenitor, puso en marcha el citado establecimiento en Taraguilla. Allí no sólo dio a conocer su valía como comerciante, sino que, al mismo tiempo, resaltó su faceta solidaria.

    Esta sensibilidad le reportaron la amistad, el respeto y la fidelidad de muchas familias, las cuales han seguido comprando en su establecimiento durante tres generaciones. Esa fuerte relación social, de sensibilidad y amistad ha sido desarrollada por Juan Cruz a lo largo de más de 70 años en la comarca. En 2007 traspasó el negocio a su hija Isabel María y en 2018 cerró de manera definitiva.

    A su lado, en todo momento, ha contado con Francisca Espinosa Macías, su esposa, que junto a sus hijos, Francisco Javier, Isabel María y Salvador, son sus valores fundamentales.

    Juan Cruz Doncel -que recibió en su día el homenaje del Ayuntamiento sanroqueño-cumplirá el próximo agosto 91 años, y continúa con el vigor que siempre le ha caracterizado. Ello se debe a ser persona de profundas creencias y convicciones, defensor de los valores humanos y la amistad incondicional.