Jueves, 19 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

La compra del edificio del cuartel culmina la propiedad municipal

  • Una histórica y antigua presencia

    Hogar del soldado del Diego Salinas en 1932 (Archivo del autor)
    Hogar del soldado del Diego Salinas en 1932 (Archivo del autor)
    Noticias

    Con la compra del denominado Pabellón C -de la que ya se informó en su momento- el Ayuntamiento de San Roque adquiere la totalidad del antiguo cuartel, un edificio unido a buena parte de la historia de la ciudad.

    El cuartel se mandó construir por Real Orden de 1774 pero la primera reseña de obras no aparece hasta 1777. Se reedificó en 1819 aunque fueron muchas las mejoras y ampliaciones realizadas en distintos años, en la mayoría de los casos sobre terrenos cedidos por el Ayuntamiento y mediante expropiación forzosa a particulares.

    Su primera denominación fue de Barracones y el nombre de Diego Salinas lo recibió por Real Orden de 12 de febrero de 1903. En junio de ese año se aprobó el proyecto para la instalación de tres barracones de madera, que habrían de tomar el nombre de Simón Susarte.

    La estadística sobre cuarteles referida a 1916, que cumplimentaba la Comandancia General de Ingenieros, recogía que mantenía una guarnición de 400 hombres pertenecientes a tres compañías del regimiento de Infantería Extremadura 15.

    En la descripción de la finca se señalaba que se hallaba “al oeste de la ciudad y final de la Alameda a donde tiene su fachada”. Asimismo, se informaba que “de la ciudad se va a este cuartel por la Alameda dicha; de la estación del ferrocarril por el camino fácil que pasa a poca distancia de su lado norte”.

    Enclave privilegiado dentro de la localidad y edificio singular: “cuenta con dos pisos, figura aproximada un rectángulo al que está unido otro mucho menor, este último destinado a dependencias y se halla en la cara opuesta a la fachada principal”.  Todavía no contaba con pabellones. Su alumbrado era eléctrico y el agua para consumo procedía de las fuentes públicas y la de otros usos lo era de aljibe. Tenía, según el informe, “buena cocina y letrinas con atajeas de salida fuera de la población”. El valor de la finca se establecía en 308.778 pesetas.





    En 1919 por Real Orden de 12 de junio de 1919 se aprobó el plan definitivo de acuartelamiento de Andalucía. Ello llevaba implícito la ampliación del cuartel para las nuevas necesidades, pues se había destinado al mismo un batallón de Regimiento Infantería Pavía nº 48 y su plana mayor.

    El proyecto se redactó en base a la unión de edificaciones existentes, los llamados  “cuarteles” de Diego Salinas y Simón Susarte. Sin embargo, no sería hasta el 24 de mayo de 1920 cuando se aprobasen las obras de ampliación.

    La subasta de los trabajos, que comprendía 42 meses, se llevó a cabo en el mes de diciembre en la cantidad de 2.401,557,23 pesetas. Concurrieron a la misma dos proyectos: Rafael Sevenfeld, (2.365.410 pesetas), y Epifanio Barragán, (2.092.236 pesetas), adjudicándose al segundo de manera provisional. El 1 de julio de 1925 se aprobó un proyecto adicional, ascendiendo la cuantía total a 2.651.215, 01 pesetas.

    Las obras se ejecutaron durante los ejercicios 1922-23 a 1925-26. La entrega provisional tuvo lugar el 4 de junio de 1926. Firmaron el acta el contratista José Luis Guille Azúa y el comandante general de ingenieros Joaquín de Pascul Vinent. La recepción definitiva no se realizó hasta el 24 de junio de 1927 por el general inspector de tropas y servicios de ingenieros de la Región, Eugenio de Eugenio Márquez., indicándose en el acta que, “durante el año de garantía se ha conservado en perfectas condiciones de seguridad y resistencia”. El regimiento recibió oficialmente el cuartel el día 30 de agosto, asistiendo al acto el general de brigada Félix de Vera Valdés.

    Cerrado definitivamente en 1995, tras una intensa negociación, el 8 de junio de 1999, Andrés Merchán Cotos, alcalde de San Roque, y Juan Antonio Míguélez Paz, director-gerente de la Gerencia de Infraestructura y Equipamiento de la Defensa, firmaron en Madrid un convenio por el que el Ministerio de Defensa entregaba “una parte del inmueble denominado Acuartelamiento Diego Salinas”. El convenio era la antesala para la adquisición del cuartel.

    En el anexo se recogía que el cuartel contaba con una superficie registral de 51.718,44 metros cuadrados, de los cuales 7.382,37 correspondían a la porción ocupada por edificaciones. La valoración era de 609.781,417 pesetas.

    En mayo de 2002 el alcalde Fernando Palma inauguró el primero de los edificios destinado a varios servicios municipales. Del mismo modo se rehabitó otro más pequeño para Jefatura de la Policía Local. Finalmente, se efectuaría el traslado de la Casa Consistorial, inaugurándose el 6 de diciembre de 2009, Día de la Constitución.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas