Viernes, 18 de Septiembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

La restauración de la Virgen del Carmen arroja luz sobre su origen

  • Fue realizada como Dolorosa por el genovés Francisco Galleano

    La imagen de la Virgen del Carmen ya restaurada
    La imagen de la Virgen del Carmen ya restaurada
    Noticias

    La restauración de las antiguas imágenes religiosas de las que se conoce muy poco, viene a arrojar luz sobre su procedencia. Es el caso de la Virgen del Carmen de la parroquia Santa María la Coronada, que ni vino de Gibraltar ni perdió la talla del Niño Jesús durante su traslado por mar, como reza en algunas leyendas del entorno parroquial.

    Pero no por ello tiene menos valor. Ahora, gracias al trabajo de los restauradores Pilar Morillo Pérez y Álvaro Domínguez Bernal, y al estudio del experto Lorenzo Alonso de la Sierra, puede conocerse que debió ser realizada como una Virgen Dolorosa dentro del estilo genovés, en la línea de la Virgen de los Dolores de los Servitas, que se halla en la iglesia gaditana de San Lorenzo. En este sentido, los estudios efectuados señalan que podría fecharse en los años centrales del siglo XVIII “y cercana al estilo de maestros como Francisco Galleano”.

    El estudio de las manos y la disposición de la cabeza de esta imagen de candelero daría sentido a su origen de Virgen Dolorosa, pues configura “una actitud de dolor recogido y sereno, tan habitual en las obras de dicha iconografía creadas en el círculo genovés”, explica De la Sierra.



    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas


    Francisco Galleano nació en Génova en 1713, iniciándose en el taller que tenía su hermano Pietro, siendo discípulo del reputado escultor Maragliano. En la tercera década del siglo XVIII se estableció en Cádiz realizando importantes trabajos como los Misterios Dolorosos del Museo de Cádiz, el de San Miguel de la iglesia de San Juan de Dios o la de Santa Bárbara para la ciudad de San Fernando.

    En esa época la ciudad de Cádiz acogió a un importante número de artistas genoveses, que enriquecieron con su trabajo la imaginería de muchas ciudades, pues su fama traspasó el propio territorio gaditano.

    El resultado de la restauración y los datos aportados ha llenado de satisfacción a la parroquia y a los numerosos devotos, que han colaborado para que pudiese llevarse a cabo.