Viernes, 19 de Agosto de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Lala López, modelo de cercanía personal y de saber motivar al alumno

  • Jubilación tras más de treinta años dedicada a la docencia

    La profesora Lala López
    La profesora Lala López
    Noticias

    Cuando comience el nuevo curso en el sanroqueño IES José Cadalso un vacío se notará en el ambiente. Lala -Inmaculada López Marcenaro- no estará en su clase de Geografía e Historia. Es lógico, la docente ha dejado huella entre un numeroso grupo de alumnos que le guardan gran afecto. Ahora, al producirse su jubilación y haber recibido el homenaje de compañeros y estudiantes, no duda en afirmar que la profesión le ha deparado “junto a algunos momentos especiales de mi vida personal lo mejor de estos treinta y tres últimos años”.

    Para la profesora la enseñanza le ha hecho “salir de mi interior, de buscar soluciones a los problemas día a día. Es apasionante”.

    Apasionada por la Historia, la investigación era lo que más le gustaba, si bien “no me cogió en su camino, pero sí lo hizo la enseñanza de ella”.

    Y dio en la diana. El trato con los adolescentes, que también “me han enseñado”, le ha servido, “para seguir aprendiendo, reflexionando sobre ella y la Geografía, en general sobre todas las Ciencias Sociales”, señala.

    Sin embargo, hay algo que destaca, “sobre todo me ha llevado a pensar lo más importante: ¿Cómo se transmite? ¿cómo llegar al alumnado, que además en el tramo de secundaria es tan complejo por todos los cambios físicos y psíquicos a los que se enfrentan?”. A este respecto, la experiencia le reafirmó, hasta el último día de clase, que el modelo no era otro que la cercanía personal a los alumnos, “y después espolearlos en sus intereses hasta llevarlos a que se cuestionen lo que viven y hacen cada día; que piensen qué papel juegan en su mundo”.

    Para que ello sea posible defiende la utilización de un lenguaje cercano “pero riguroso, que les obligue a investigar, aunque sea solo con una palabra”.





    Defensora de la enseñanza pública, declara que es el reflejo de las distintas ideologías, “por eso es plural y no dogmática. Solo está el conocimiento y llegar a él de forma científica”. Por ello, si se manipula o tergiversa “se desacredita por ese acto”.

    El reto del docente se encuentra en la motivación del alumnado “y en el respeto profesional de los que dedican muchas horas de su vida, muchas más de las que pueda pensarse a prepararse para preparar”, sostiene.

    Por una política de becas rigurosa

    En alusión a la reciente polémica por la concesión de becas en la comunidad de Madrid a las rentas más altas para estudiar en centros privados, Lala López, no duda en responder: “es necesario una política de becas clara y rigurosa para una Escuela Pública que es la garantía de que todos parten de los mismos niveles”. Y añade: “habría que recordar que la Economía es la ciencia que estudia cómo repartir los recursos limitados entre las necesidades ilimitadas de los humanos”. A renglón seguido, ello le plantea algunas dudas, “¿de dónde se sacan todos esos recursos? Hay que priorizar para llegar allí donde se es necesario”.

    En este sentido, prefiere abundar y matizar: “las becas de los 16 años son necesarias para que buena parte de un alumnado, que proviene de sectores precarizados de la sociedad, puedan conseguir acceso a los estudios elementales. Esas becas son incuestionables, imprescindibles”. Pero, al mismo tiempo, muestra el convencimiento de que puede ser compatible “el premiar la excelencia en aquel alumnado que, independientemente del poder adquisitivo de sus padres, sean brillantes y en función de méritos se les debe premiar”.

    Defensora “del derecho de todos” y, por tanto, preocupada por los alumnos que más apoyo necesitan, reflexiona: “casi de forma sistemática el alumnado que proviene de clases económicamente solventes hace lo que quiere, pues cuenta con apoyos de todo tipo”. Sin embargo, en el caso de la enseñanza pública abundan los casos donde pesa el ambiente social y económico, la falta de estructuras básicas para el estudio, adultos despreocupados. Ello facilita el bajo rendimiento”. Cuestiones que deben afrontarse “y dejar a un lado la demagogia que se hace con la enseñanza”, sentencia quien está considerada como una de las grandes profesionales de la enseñanza en el municipio.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas