Lunes, 28 de Septiembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Las ‘llaves de Gibraltar’ que viajaron hasta San Roque

  • Balti muestra la réplica de las llaves de Gibraltar
    Balti muestra la réplica de las llaves de Gibraltar
    Noticias

    No son las originales, pero su dueño las mantiene como algo importante y especialmente simbólico, no exento de orgullo. Las llaves de Gibraltar, una de las escasas copias que existen, se halla en San Roque, en el conocido bar El Varal, en la plaza de la Iglesia. Baltasar Núñez Chaves, el popular Balti, las muestra destacando que, según le informaron en su día, sólo se hizo un número limitado de reproducciones, probablemente tres o cuatro.

    Un amigo gibraltareño se las regaló y hoy el juego de llaves, realizado en acero inoxidable, luce junto a antigüedades y objetos curiosos, a las que Balti es gran aficionado.

    El Varal es un establecimiento con aires cofrades. No en vano su propietario es un apasionado de la Semana Santa. Por supuesto, por encima de todo, la de su ciudad.



    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas


    De pequeño el sueño de Balti, “era el de cualquier niño sanroqueño: vestirme de penitente. El día que lo conseguí estuve todo el día recorriendo las calles de San Roque con mi túnica puesta. Fue el día más feliz de mi vida, pues por fin había conseguido mi sueño”.

    Como costalero se inició en la cofradía de la Oración del Huerto “Ahí fue cuando realmente empecé a comprender y darme cuenta de lo que significaba ser cargador en San Roque”. Pregonero del costalero y veterano cofrade de la Virgen de las Angustias, siempre exteriorizó ese mundo, y buena muestra de ello es su propia actividad comercial. Un atractivo más que se mezcla con las piezas antiguas o relacionadas con la historia que muestra en el establecimiento, como el caso de esta reproducción conmemorativa de las llaves de las cuatro puertas del antiguo Gibraltar.

    La ceremonia de las llaves -Ceremony of the keys- es una de las celebraciones anuales del Peñón. Tiene su origen en el Gran Sitio de los años 1779 a 1783, cuando el gobernador de la plaza hacía entrega de las llaves al sargento del Puerto para que cerrara las puertas de acceso a la misma. Una vez ejecutado el cierre eran devueltas para su custodia por el responsable militar británico. Tras algún tiempo de ausencia fue recuperada la tradición en el año 1933.