Domingo, 14 de Agosto de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Nieves Villena, modista de la Semana Santa de San Roque

  • 'Aquí la vivimos de manera muy especial'

    Nieves Villena, reconocida modista y cofrade sanroqueña
    Nieves Villena, reconocida modista y cofrade sanroqueña
    Noticias

    Cuántas veces le ha sorprendido la madrugada en el rincón de costurera de su casa de la calle Vallecillo Luján.  Nieves Villena Rico, considerada como la “modista de la Semana Santa de San Roque”, suele apurar un café mientras completa las puntadas de sus impecables túnicas, que orgullosa visten las hermandades.

    Mujer humilde y cariñosa. Su casa siempre ha sido un constante ajetreo de cofrades, de vecinos, “la casa del pueblo”, la llama. Sin embargo, los dos años marcados por la pandemia, con ausencia de procesiones, se deja notar en todos los rincones cofrades de la ciudad, también en la casa de la popular modista.

    Llegó desde Málaga al cortijo de Guadalquitón con corta edad pero se siente de San Roque, la ciudad que la reconoció como hija adoptiva. “Aquí me crié, me casé y nacieron mis hijos”. También sus seis nietos y varios bisnietos.

    Su primera casa fue en un barrio tan popular como La Colorá y su Semana Santa es la sanroqueña. “Aquí se vive de forma especial. Mi familia siempre la ha sentido así. Mis hijos Dani y Manolo son costaleros, y también mi nieto Eduardo”.  Con orgullo recuerda que es cofrade veterana de la Virgen de las Angustias, “mi Virgen”.



    Algeciras - Cabaret Festival
    Algeciras - Cabaret Festival


    Por segundo año consecutivo no podrá acercarse a las procesiones que pasan cerca de su casa, subiendo la empinada calle. 

    Nieves se suele asomar a la ventana, “y me digo, ahí van mis costaleros”, porque no hay Semana Santa que no haya vestido a los cargadores de algunas de las hermandades. Lo mismo ocurre con los nazarenos, con las caídas de los tronos, con las sayas de las imágenes. Su mano maestra está presente en cofradías como el Calvario, Angustias, Buena Muerte, Amargura, Humildad y Paciencia, Esperanza y Nazareno. Para esta última confeccionó la túnica blanca de la popular imagen.

    Es cumplidora, profesional, respetuosa con el trabajo de los demás, “me gusta ser puntual, tener los trabajos en su momento, aunque tenga que dedicarle todo el tiempo que haga falta”. Y no es fácil. Tan sólo las túnicas del Cristo de la Buena Muerte llevan 700 botones y 450 metros de vivo blanco.

    Se trata de trabajos personalizados, que llevan su sello, cuidando hasta el más mínimo detalle, como los pliegues de movilidad de cada traje. Tiene un mano especial para el encaje, y ha trabajado sayas en pleno invierno y sin calefacción, “hay que evitar que puedan arder piezas tan grandes.

    Otra faceta de Nieves Villena es su colección de cerca de 3.000 unidades de dedales, procedentes de lugares tan dispares como la Antártida o Ushuaia, en el extremo austral de Sudamérica. “La mayoría me los regalan, los hay de todos los motivos. Por supuesto de cofradías, en cristal, madera, plata”. Una colección muy importante para ella “porque detrás de cada uno hay una demostración de afecto”. Aunque ya casi no cuenta con espacio para colocarlos, señala que “siempre hay un lugar para el cariño”.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas