Martes, 29 de Noviembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

El popular Banco Largo, en la Alameda, cumple noventa y cinco años

  • Único vestigio de la época antigua del paseo

    Posta del Banco Largo en 1931 (Archivo del autor)
    Posta del Banco Largo en 1931 (Archivo del autor)
    Noticias

    De la antigua Alameda -a la que pocos llaman de Alfonso XI- poco queda después de las distintas reformas. Tan sólo permanece el Banco Largo, que ha cumplido noventa y cinco años desde que le diera forma un artesano local.

    La realización de esta mejora venía a dar protección a los menores que jugaban sobre el desnivel existente entre el paseo y los terrenos colindantes. Su construcción se debió a la generosa vecina María de las Mercedes Huertas Linares. Cuando se efectuó la obra del actual teatro municipal se suprimió una parte importante del banco.

    Esta ciudadana tenía su vivienda en la actual Plaza de Andalucía, al lado de la Alameda. En 1927 costeó la construcción de este barandal trabajado en la fragua de Juan González, a cargo del herrero José Heredia Cortés.

    En el decir de algunos antiguos vecinos la iniciativa del Poyete Largo -así le llamaban preferentemente- nació de la continua queja de Mercedes Huertas por la permanencia de transeúntes junto a la fachada principal de la casa, lo que provocaba que la pared se ensuciara, principalmente por apoyar sobre ella los pies de los tertulianos.

    En cualquier caso, no existe duda de la generosidad de esta sanroqueña, pues a lo largo de su vida dio buena muestra de ello.





    En este sentido, el Ayuntamiento le concedió en 1927 el título de hija predilecta y dio su nombre a la calle lateral a su vivienda por el lado de la Alameda.

    Hasta su casa -hoy conservada y de gran presencia- se desplazó una comisión municipal presidida por el alcalde José Fernández López para hacerle llegar la distinción otorgada.

    La placa con el nombre de Mercedes Huertas fue adquirida a la casa José Castillots, de Valencia, al precio de 25 pesetas.

    Como prueba de la generosidad de la vecina y de sus múltiples colaboraciones con el municipio figuran un aljibe, una lavadora mecánica y dos salas dotadas de camas para el Hospital Municipal, para el que también financió la instalación del alumbrado eléctrico (cuando falleció dejó en testamento la puesta en marcha de otra sala hospitalaria); el empedrado de las calles cercanas a su casa, la custodia de estilo gótico para el Corpus Christi; un manto para la imagen de la Virgen de la Soledad, así como un juego de casullas y dos velos morados para el altar mayor de la parroquia Santa María la Coronada.

    Mercedes Huertas nació en San Roque en 1846 y falleció en la misma localidad en 1933. Era hija de José Huertas Carrasco, médico y político local, que había ocupado los cargos de alcalde y diputado provincial, y de Mercedes Linares Bernard. Contrajo matrimonio con el notario Juan Manuel Cano Álvarez, del que enviudó en 1898.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas