Lunes, 6 de Diciembre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Río Guadiaro: San Roque paga la factura aunque no tiene competencias

  • Mientras la Junta mira para otro lado, dice el alcalde

    Apertura del río Guadiaro, en Sotogrande.
    Apertura del río Guadiaro, en Sotogrande.
    Noticias

    “Cuando pase el verano se olvidarán del asunto”. Estas palabras del ecologista Antonio Muñoz Secilla, parecen definir el problema repetido de cada verano: el cierre de la desembocadura del río Guadiaro. Una pelea por el rechazo de competencias entre administraciones y que al final acaba pagando el ciudadano sanroqueño (25.000 euros anuales, según el alcalde), pues como indica el representante de Verdemar-Ecologistas en Acción, el Ayuntamiento “es el único que actúa”. Actuación que, por otro lado, comienza a tener críticas en la ciudad, pues se considera que esa situación ajena a las obligaciones municipales, ocasiona un desembolso que no debería asumir el Consistorio.

    El alcalde Ruiz Boix señala a Junta de Andalucía y se ampara en un informe de la Abogacía del Estado que, según declara, concluye que el Gobierno autonómico tiene las obligaciones correspondientes. Dice el alcalde que la Junta no ha rebatido dicho informe, mientas que desde Sevilla -PP y Ciudadanos- responden que el primer edil cambia la dirección de sus exigencias según sea el partido que gobierne. Cuando gobernaba en Madrid el PP la reclamación se hizo al Ministerio, afirman los políticos gobernantes en Andalucía.

    Veamos cómo estarían repartidas las competencias: responsable del litoral es el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, lo que habitualmente se conoce como Costas. El paraje natural es competencia de la Junta de Andalucía. Por su parte, el Ayuntamiento de San Roque tiene competencias sobre construcciones en el litoral y las de mantener limpia y saludable la playa. Y si se quiere más, a la Agencia Pública Puertos de Andalucía -Junta de Andalucía- le compete el Puerto de Sotogrande.

    Parece claro que  la institución sin competencia es la municipal, que es la que se hace cargo de abrir todos los veranos la bocana, mientras que las otras administraciones se inhiben del problema.

    Causas del taponamiento

    Muchos se preguntan por las causas del cierre de este medio natural. Parece que no hay una sola sino varias. Para Muñoz la insuficiencia de caudales, sobre todo en época de estiaje, debida principalmente al regadío de la agricultura, constituye “el problema más importante, por lo que se hace necesaria una mejora y modernización de estos riegos”.

    En este sentido un cultivo de moda habría venido a agravar la situación: “la ampliación de miles de hectáreas de aguacates en secano está terminando con el río”, lamenta el responsable ecologista.

    Junto a ello, siguiendo la opinión del ecologista, existe una cantidad importante de captaciones de emergencia destinadas al abastecimiento urbano que afectan sobre todo al tramo final del cauce.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    Asimismo, en los tramos bajos de los afluentes Genal y Hozgarganta, “hay un exceso de volúmenes aprovechados, en la mayoría de los casos destinados al regadío de campos de cultivo del entorno”, sostiene Muñoz Secilla. Ello llevaría a una insuficiencia de caudales.

    Conviene añadir que la aportación de estos tres ríos ronda los 704 hectómetros cúbicos al año, de los que más de la mitad corresponden al Guadiaro.

    Todo se une a la ruptura de la “dinámica del litoral” con las construcciones en la zona de Sotogrande. La primera línea de costa ha retrocedido de manera alarmante, como se puede comprobar en diferentes trabajos fotográficos a lo largo de varios años.

    Un río con mucha historia

    El caudaloso Guadiaro nace en la llamada Hoya de Ronda y tiene una longitud aproximada de 80 kilómetros. Discurre por la provincia de Málaga y Cádiz hasta desembocar en el término de San Roque, en Sotogrande. La cuenca tiene 1.504 kilómetros cuadrados de parques y parajes naturales, así como monumentos naturales de un valor ecológico y paisajístico extraordinario.

    La historia del río está ligada a la economía de la zona. Los arrozales en las partes bajas se convirtieron en amplias parcelas de naranjales, y el material permeable –los guijarros – se sustituyó por material impermeable que ha ido variando el curso del río.

    Del mismo modo se extrajeron decenas de millones de metros cúbicos de grava que alimentaban las playas desde Torreguadiaro a Gibraltar.

    Después empezaron los trasvases. Desde 2000 se ha trasvasado más 1.500 hectómetros cúbicos de agua hasta el Majaceite, en la provincia de Cádiz. También se ha estado bombeando agua del acuífero hasta Málaga.

    Una serie de circunstancias que han debilitado este importante medio natural andaluz y que, de no ponerse remedio, amenaza su existencia. Mientras las administraciones discuten sobre quién tiene la obligación de actuar, sin tener en cuenta que el río no entiende de política.




  • Prolibertas
    Prolibertas