Miércoles, 29 de Junio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Una calle recupera su antiguo nombre del siglo XIX

  • Los grandes cambios y su momento político

    Nuevo rótulo para las calle Los Descalzos
    Nuevo rótulo para las calle Los Descalzos
    Noticias

    El Ayuntamiento de San Roque ha recuperado el antiguo nombre de la calle Descalzos, una vía pública situada al lado de la calle Nueva, lindando a la parte alta de El Ejido.

    Se trata de una calzada que se ha movido con distintas denominaciones a lo largo de un buen número de años y que ahora recupera su rotulación correspondiente y  con la que era conocida en el siglo XIX, según un documento del Archivo Municipal. En una rectificación de numeraciones de la ciudad, finalizado en diciembre de 1863, aparece el nombre de Descalzos -a secas-, y nuevamente en la numeración definitiva de 1865.

    Aunque puntualmente se han producido cambios en el nomenclátor del municipio. Ha habido momentos, coincidentes siempre con los vaivenes políticos, donde la rotulación de las vías públicas ha sufrido una variación más numerosa.

    Con la revolución de 1868 que derrocó a Isabel II, en el barrio de La Línea, hoy población independiente, la Junta de San Roque, presidida por Ricardo Vázquez González, mandó sustituir los nombres de las calles Princesa, Imperial, Príncipe de Asturias e Isabel II, por Prim, Sol, Barceló y Martirio.  

    En San Roque otra variación importante tuvo lugar durante el primer período de la II República. A la Plaza Alfonso XIII se le denominó Mártires de Jaca; y a las calles La Cruz, Diego Martínez Barrios; San Francisco, República; San José, José Nakens; Los Reyes, Pablo Iglesias; Nueva, 14 de Abril, y Santa Bárbara, Vicente Blasco Ibáñez. También en homenaje al liberal Carlos Ascanio, fusilado en 1831, la calle Herrería dejaría su nombre a este personaje y a los mártires de esa ideología que corrieron la misma suerte en el municipio.

    El Ayuntamiento republicano también modificó posteriormente el rótulo de Plaza del General Weyler -la Plaza de Armas- por el de la República, y dio nombre a otra con el nombre de Constitución, una vez aprobada la carta magna.

    Y llega el franquismo





    El cambio que luego realizó el franquismo fue rápido, dado que la ciudad cayó en poder de los sublevados en los primeros momentos.

    En principio se dieron los nombres de Torres del Real -el teniente que había defendido el cuartel de infantería Diego Salinas- a la antigua de Los Reyes, pues aquí tenía su residencia el referido militar. A la de Las Herrerías, que ya se mentaba como Herrería, se le adjudicó el de Teniente Ojanguren, el oficial que se unió al golpe militar en el cuartel de la Guardia Civil. Finalmente, el callejón Paz recibió la denominación de Augusto Castilla, que había sido fusilado en San Roque el 27 de julio.

    Y de las denominaciones locales al de las figuras destacadas de la rebelión.  El nombre del defensor del Alcázar de Toledo, coronel Moscardó, se impuso, en 1938, al antiguo de la Plaza de las Viudas. El militar residió en dicha plaza y estaba casado con una sanroqueña.

    En el mismo año la Plaza de Armas volvió a llamarse de diferente manera. Ahora era del General Mola, el cerebro del levantamiento militar contra la II República.  De igual modo se hizo lo propio con el de Libertad por el de Navarra. Así se justificaba el cambio de esta última vía: «siendo Navarra la primera región de España que en los primeros días de nuestro Movimiento Nacional se lanzó a combatir a campo abierto, con aquella nobleza que tanto distingue a sus hijos, a la más canallesca masonería que tiene invadido nuestro territorio».

    Continuó con el fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, que fue dado a la calle San Felipe. Calvo Sotelo  a la Plaza de la Iglesia, y Regulares de Larache (la fuerza marroquí desplazada desde Marruecos a la península y que intervino en San Roque), a la calle Correos. Como es lógico no podía faltar el nombrado como jefe supremo de los sublevados: en febrero de 1937 la plaza Mártires de Jaca pasó a denominarse del General Franco.

    La restauración democrática

    Socialistas, comunista y andalucistas formaban la coalición gobernante del primer Ayuntamiento democrático de 1979. Los nombres del viario público sufrieron un nuevo cambio respecto de los nombres salidos de la guerra civil.

    En este caso retornaron los originarios y populares de dichas calzadas, los de siempre. Con la salvedad que la plaza del General Franco recibió el nuevo de Andalucía, y el de Sargentos Provisionales -dado en 1973 en homenaje a estos componentes del ejército franquista- por el de Los Sargentos, reconociendo la generalidad de los profesionales de este rango y sin adscripción política.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas