Miércoles, 24 de Abril de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

May acepta que el Parlamento decida un aplazamiento de dos meses del Brexit si no hay acuerdo

  • Theresa May en la Cámara de los Comunes
    Theresa May en la Cámara de los Comunes
    Noticias
    Al final, la primera ministro británica ha asumido las sugerencias de la Unión Europea y se ha decidido por aceptar que su Parlamento vote un aplazamiento de dos meses del Brexit, si  vuelve a rechazar el Acuerdo de Retirada.

     

    La propia Theresa May ha confirmado a los diputados británicos esta nueva opción a la que se oponía hasta ayer mismo. No obstante, la práctica certeza de que su Plan B para la retirada de Europa volverá a contar con el rechazo mayoritario de la Cámara de los Comunes cuando se convoque a su votación no más allá del 12 de marzo, ha decidido finalmente a la premier a permitir que los parlamentarios voten al día siguiente si se pide o no un aplazamiento de la salida prevista el día 29 del mismo mes de marzo.

     

    En todo caso, esa extensión de la fecha de salida de Europa no puede alcanzar al mes de junio de este mismo año, ya que en mayo están convocadas las elecciones europeas y para ese mes de junio debe configurarse el nuevo Parlamento Europeo en el que el Reino Unido ya no estará presente.

     



    En palabras de la propia primera ministro: “Si el Gobierno no logra respaldo a su plan el próximo 12 de marzo, presentaremos al día siguiente una nueva moción preguntando a los diputados si están dispuestos a salir de la UE sin un acuerdo. Si rechazan esta posibilidad, presentaremos el día 14 una nueva moción para preguntar a la Cámara si debemos solicitar una extensión breve y limitada del artículo 50”.

     

    No obstante, y a pesar de que el aplazamiento no alcanzaría más allá de dos meses, la primera ministro ha dejado claro que no es partidaria de esta opción y ha afirmado que la Cámara de los Comunes, que votó activar el artículo 50 para la salida del Reino Unido de Europa “tiene la responsabilidad de cumplir con ello”. Y ha afirmado con contundencia que “la credibilidad de nuestra democracia está en juego”.

     

    Lo cierto es que May no quiere mover la fecha y que fueron los propios dirigentes de la Unión Europea quienes se lo sugirieron estos días atrás, durante sus encuentros, ante la perspectiva de una salida sin acuerdo por la división del propio Partido Conservador que sustenta al Gobierno y por las amenazas de otra rebelión de tres ministros.

     

    Mientras tanto, también el líder del Partido Laborista ha tenido que ceder a las presiones de sus diputados y, al final, Corbyn ha anunciado que apoyará un segundo referéndum sobre el Brexit, cuestión a la que hasta ayer se negaba. En realidad, de llevarse a cano, este segundo referéndum no llegaría a tiempo para detener el proceso actual y, en todo caso, serviría a futuro, aunque tampoco hay certeza de que los ciudadanos británicos vayan a cambiar de opinión porque, según las primeras encuestas, la opción de permanecer en Europa no está clara.


  • Te puede interesar

  • publicidadunicef
    publicidadAyuntamiento de La Línea
    publicidadcaritas